jueves, marzo 22, 2007

Transantiago (again) : Opciones para todos los gustos

Es cierto: se habla demasiado del tema en Santiago. Apuesto que en regiones deben estar felices por no tener semejante lío, porque Santiago siempre ha sido un gran cúmulo de peleas, de reformas y de motores, aunque en otras regiones se ha implementado el Trans-algo...
...pero en Santiago siempre reina el caos.
La centralización excesiva tiene su precio.

Esta vez lo estamos pagando un poco caro, al menos en términos de tiempo. Parecen haber frases al respecto, como por ejemplo, "Si sales más temprano llegarás más tarde" o "Más vale micro vacía que Metro copado" o tal vez "Asidero agarrado, pasajero no-lesionado", y así. He corroborado la primera de éstas aseveraciones, saliendo a las 7:40, y llegando a mi trabajo a las 9:20. Si salgo a las 7:50, llego a las 9:10, dependiendo de la combinación que haga.
Llamativo, por decirlo menos.

Hoy probé la última opción de transporte público disponible desde San Bernardo: el bus clon. No se parece a Dolly, pero es bastante perfecto, si lo comparamos con otros medios. Este bus, tanto en Gran Avenida como en otras avenidas del espanto, hace la gracia de repetir el recorrido del metro, parando en ciertas estaciones, bien definidas antes de que uno aborde la cuncuna. Hoy me bajé de la 201 y justo pillé la 214, clon, vacía y con una fila moderada de gente. Un monitor difundía con megáfono las paradas del bus. No era malo.

Abordé, escogí mi asiento, me acomodé y miré por la ventana cómo se ponían borrosos los paraderos, mientras un par de personas se quejaban a viva voz con el conductor: el bus había parado una cuadra más lejos de lo que debía. Otros, en el modo clásico de insultaje santiaguino, subiero y bajaron al chofer con garabatos. Una señora chillaba cosas que yo no entendí mucho, porque estaba dentro de la categoría de "mujer que habla en tonos agudos y que no será considerada o escuchada por ningún hombre".
Oh sí, esos tonos agudos no puedo escucharlos tampoco.

El recorrido fue rápido, eficiente y relajado, si ignoramos a los que no escucharon dónde eran las paradas o los que simplemente no entendieron nada. Llegué a mi trabajo a las 9:08, incluso con compra previa de mi bebida tóxica y energética matutina. Fue bueno.

Si hago un resumen, la cosa va así, para quienes vivimos en la zona sur de esta ciudad y queremos llegar al centro:
- 201 hasta Santiago: si se tiene tiempo y energías para irse de pie, peleando con la gente.
-201 + 302 : si se tiene tiempo.
-201 + 302e: si se tiene poco tiempo.
-211e /211+ 302: si se tiene poco tiempo.
-211e/201 + 214: si no se tiene tiempo en absoluto.
-211e/211/201 + metro: si usted es un poco masoquista y le gusta que lo manoseen, y no tiene tiempo.
Hay que recordar que el factor suerte y el factor "mequedédormida" juegan un papel de GRAN importancia.

Y bueno. Eso.
Transantiago es sobrellevable, si uno es lo suficientemente paciente.

Por cierto, si lo "especial" si inserta en lo "normal", no siempre pierde lo "bueno", como yo lo veo. Es más, puede mejorar su capacidad creativa, que es lo que me pasa un poco a mí.
Es como una cosa de energía retenida.

Nos vemos pronto

2 comentarios:

  1. estrella violeta5:34 p. m.

    aqui en Maipu esta el caos... antes teníamos micros hacia todos los destinos; y ahora debemos conformarnos con una atochada 401 que -aunque pasa regularmente- siempre viene llena de personas similares a ovejas listas para ser degolladas. La otra opción es la 404, que llega a Mapocho por Mac Iver.
    "Opciones para pocos gustos", amiga. Con esto, no queda otra que subirse a la micro como sea; apretar los dientes, cerrar la nariz, evitar los agarrones y rezar para llegar pronto a destino.
    después de eso, todo bien. Mal que mal, estamos en Chile.

    ResponderEliminar
  2. ...pero en Santiago siempre reina el caos..



    JAJA, weno NATURALI si tu lo dices te creo... jejee

    pd: no toy na en maipu....yo toy en independencia y/u la florida.


    besos!

    ResponderEliminar