viernes, febrero 22, 2008

Ausencia

Ausencia es cuando
los abrazos se atascan en los teléfonos celulares,
mientras la tristeza gotea del otro lado.

Ausencia es querer llorar a gritos
al observar el brillo de la dulce piel muerta
sobre el metal cruel e impersonal.

Ausencia es desear un consejo
de parte de alguien que jamás estuvo presente
pero que era casi yo misma.

Ausencia es notar un vacío
en una casa un día domingo
mientras afuera construyen más vacío.

Ausencia son 30 kilómetros
de cemento entre una casa y otra
y una vida devastada por los años y la depresión.

Ausencia es,
a fin de cuentas,
la muerte de los sentimientos,
el aroma que dejó las fibras de la cama,
la putrefacción de los momentos,
un rostro difuso aunque alegre,
un recuerdo con un perfume descontinuado,
un sabor que no se consigue aún teniendo la receta,
un secreto entre dos y un bosque,
un hangar demolido,
hilos y tejidos devorados por las polillas,
las alas de los aviones caídos,
y un instrumento para volar
(eternamente)
a un lugar desconocido.

2 comentarios:

  1. Hola, que bien la poesía.

    "y vos / con esa culpa que te hace
    más linda todavía / te perdones
    para llorar como antes en mi hombro". De Mario. Mengana si te vas.

    Te invitamos a visitar nuestro blog: sobre un documental experimental que pretende mostrar la experiencia y la visión de una serie de chicas con la cotidiana forma de vivir su sexualidad con libertad.

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Muy lindo tu blog
    me ha gustado muchisimo
    pasare a visitarte seguido
    besos te cuidas
    bye bye*

    ResponderEliminar